martes, mayo 13, 2014

¿Es innato el amor?

Imagen de google.
 Comentario para: Amor culturalmente innato.

La capacidad de amar es innata en algunas personas, otras muchas, simplemente pueden dejarse amar, y algunas son incapaces ni de lo uno ni de lo otro, algo así como los que nacen artistas y pueden pintar cualquier cosa, real o irreal, los que sólo sirven para modelos del pintor, y los que ni saben pintar ni tienen algo lo suficientemente personal, diferencial, o extraordinario para ser dignos de ser pintandos, o se niegan a ser pintados por propia voluntad, y por tanto, quedan excluidos de la fiesta de la pintura, o del amor en este caso.

 Evidentemetne, hablo de la capacidad de amar, que no es lo mismo que la capacidad o necesidad de convivir con mayor o menor grado de afecto con otra u otras personas; ahí, lógicamente, influye el factor cultural: vivir en pareja, en comuna, la monogamia, la poligamia o el celibato, o cualquir otra situación que se presente, y tampoco hablo de sexo, que a fin de cuentas sería una necesidad fisiológica más.

Yo hablo de amor en el sentido de entrega incondicional, de dedicación al otro u otra en cuerpo y alma sin restricciones ni tapujos, ni siquiera por afán de posesión, sino por el placer que se experimenta en el hecho de entregarse totalmente (puede sonar utópico, pero asi es como yo lo veo), y creo que personas así no existen muchas, pero algunas hay, y si además, esas personas capaces de amar, son a su vez de las que saben dejarse amar, tienen la felicidad asegurada en el momento en que encuentran a alguien con las mismas cualidades.

Los demás, los que no poseemos la capacidad de amar o de dejarnos amar, en algunos casos podemos aprender, si encontramos un buen maestro o maestra (aunque supongo que no es tan intenso), o ciertamente nos pasamos la vida persiguiendo algo que jamás conseguiremos, pero eso no impide que podamos convivir con otros y otras con un alto grado de afecto, de deseo mutuo y hasta de felicidad más o menos plena, o incluso vivir solos por propia elección y no ser infelices ni mucho menos.

Los que sufren, que los hay, suelen ser personas incapaces de examinarse objetivamente a sí mismas, personas que jamás reconoceran sus propias limitaciones y que por ello, creen ser capaces de amar como nadie, cuando lo único que ansían y anhelan es poseer y someter a cualquier semejante, lo cual, desde mi puento de vista, nada tiene que ver con el amor, a menos, claro está, que nos refiramos al amor a uno mismo. Y sí, estas personas supongo que sufren muchísimo, incluso aunque encuentren a alguien dispuesto a dejarse subyugar por su capricho, nunca será sufiente para ellos.

El tema daría para seguir escribiendo durante horas, porque cada cual es un mundo, un mundo que se amplia cada hora y con cada experiencia vivida y observada en los demás, pero creo que, aunque sea a grandes rasgos, mi opinión queda bastante clara.



Narci M. Ventanas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu verbo es el agua que alimenta mis raíces

Linkwhithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...